Marcela Arza

Nanchi

Edgar golpea la puerta del baño. Tiene unos treinta años, pantalón deportivo, zapatillas y está en cuero. Golpea la puerta del baño, en un pasillo angosto con un graffiti en la pared de un diablito sonriendo con el tridente en alto. Golpea y del baño nadie contesta. 

EDGAR: ¡Hey! No pasó nada amigo… Estás flasheando cualquiera…yo te entiendo…Yo ya las pasé… Así, canario en jaula. Pozo negro bien feo… y salí… y me rescaté… y no te hablo de la gilada, eh, te hablo de la que manda, la mente, ¿entendés? El corazón al costado, cabeza abajo. No dice ni mú. Pero la que manda…la que manda te la quema… corte hoguera…Yo te entiendo… pero no pasó nada guachín… vos te tenés que levantar con el pecho entregado al cielo, alto orgullo tenete. Creetelá. La realidad la haces desde la creencia, ¿no? Mírate al espejo. Ahí, mírate.  Mírate bien, loco. Mírate bien las pupilas y decitelo “soy lo mejor de mí”, soy lo mejor de mí. Decítelo. Dale, que lo quiero escuchar. Soy lo mejor de mí. Sé generoso al mundo y sé lo mejor de vos, guachín. Salí allá afuera y sé vos. Con eso conquistas todo, de frente manteca. Te la armas vos la matrix, ¿entedés? Sos “el mejor rayador del mundo”, grabala. Marcás el ritmo como los dioses… sos nuestro dios en la banda. Dá canario… salí de la jaula. Hey (golpea a la puerta) dá…no me creo que “Ariel Burgos”, el “Nanchi” se acobarde ante una pelotudez…vos… ¡justo vos! qué…corte bigote con todos…metralleta, metralleta… ¿y te ponés así, todo pichón cagado? Perdón…digo…así…cómo avergonzado, que se yo… ¡Dá!

Vos sos lo más. Sos lo más grande de todo. Me haces sentir mal…no fue tan grave…nadie lo vió…es la cabeza que te dá imágenes corte mentira, ¿entendés? Flasheas historieta cuando es novela, ¿me entendés? Te metieron de chiquito la vergüenza y ahí la tenés….quemándotela… (Golpea de nuevo a la puerta) Dá Nanchi, salí. Nadie lo vió. Tenemos que seguir tocando… No podemos sin vos…sos el que marca el tiempo, el rayador. (Tiempo) Perdoname… ya sé…me fuí al pasto. No pensé que te iba a pasar esto…fue…fue una burrada que hicimos para joder un rato, nada más…perdoname no pensé que te iban a caer tan mal. No sabía que eras tan débil del estómago….es que… pareces…sos tan…”Nanchi”, que ni flashié esta… descompostura así tan… descompostura que nadie vió, eh. Ojo, nadie lo vió. Vos tranca naranja que nadie lo vió. Nadie lo vió. Si están todos meta partuza allá afuera… Estamos de corneta en carnaval acá… (Y otra vez golpea) Dá, perdoname. Perdoname. Nanchi. Mandé fruta mal. Frutería completa. Me zarpé…me zarpé con tanto poroto, tanta lenteja…en un tiro que me copé metiendo a la olla…no sabía…perdoname.  Perdoname, no sabía… ¿Cómo te sentís? ¿Querés que te dé mi pantalón? Te lo doy, usá el mío.  Yo te lo doy. Te cambias y volvemos. Todo piola. Pero hay que volver. Hay que terminar el show… alta anécdota hoy, eh. En unos años te cagas de risa. Perdón. Perdoname. Dá… ¿volvemos?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *