Marcela Arza

La delicia de la unión

Jorge se empecina en observar y hablar con entusiasmo.

¡Qué nobleza el pisingallo! ¡La magia de la transformación, a través de una tapa Essen! ¡El vidrio empañado del vapor de lo intenso, del estallido de la renovación molecular! ¡Éxtasis entre aceite y centígrados! Nada muere. Todo se transforma. ¡Qué noble! ¡Escuchalos Mabel! ¡Escuchá la magia de lo intenso, de la vida en proceso constante! ¡Escuchá Mabel!

Seguir leyendo
Standard
Marcela Inda

Gift Card

Se acerca su cumpleaños. Cumple en primavera, en esos días de septiembre en que el viento sopla, parece, en todas las direcciones. El viento tiene que desparramar semillas, es así, es la naturaleza… Pero, ¿él? Él empieza a mudar de humor, como una serpiente de piel. Es cambiante, imposible anticipar el pronóstico. Creo que lo trastorna cumplir años, no ser dueño del paso del tiempo. Hay que llevar saquito, paraguas, y manga corta. Nunca se sabe.

Seguir leyendo
Standard
Victoria Sarchi

Es el jazmín

Andar. Caminar con la mirada sobre las baldosas sin tomar en cuenta el ambiente, ni los lados, ni a quien vaya por detrás o por delante.Tan sumida, absorbida al propio mundo, tan desatenta al exterior que se comparte, tan en automático, tan de memoria hago el camino que me pierdo cualquier cambio, cualquier alteración, cualquier variación posible en el recorrido. Tan más adelante, en aquello que no existe y por momentos tan atrás, en aquello que tampoco existe más. Desorientada. Extraviada. Lejos, demasiado lejos.

Seguir leyendo
Standard
Invitadx

Cinco escenas en la librería de usados

Por David Landesman

1. El hombre mayor, canoso, flaco, encorvado, ingresa a la librería con una enorme caja que debe pesar más que él. La apoya en el piso con dificultad, se seca la transpiración y, cuando recupera el aliento, dice:

–Buenas tardes. Vengo a vender estas revistas.  

El librero abre la caja. Son centenares de revistas sobre OVNIS, platos voladores, vida extraterrestre. 

El hombre, con orgullo y cansancio, aclara:

Seguir leyendo
Standard
Marcela Arza

Terror al despertar

De un impulso. Como esos de película, que la persona se levanta, sudando, respirando fuerte, esos impulsos que al verlos resultan mentirosos porque nadie cree que alguien despierte así. Bueno, de ese impulso desperté y mi cuerpo disparó postura. Me senté al borde de la cama y me apreté el pecho con las dos manos. Bien de película. Bien de esas escenas tan sobreactuadas. Mis ojos para todos lados.  Quise gritar para llamar a alguien. ¿Pero a quién?

Seguir leyendo
Standard
Marcela Inda

Hasta Mañana

Éste compró un huevito, éste le puso sal, éste lo puso a asar. Éste probó un poquito. Y este pícaro gordito… ¡se lo comió toditooo!

Desde chiquito se había dado cuenta de que la cosa es comunitaria, de que nada se logra solo. Que necesitamos de los otros, y que cada uno puede aportar algo distinto, algo personal, su “métier”.  Y también se había dado cuenta, como dice la canción, de que siempre al final de la cadena, hay un pícaro gordito que se aprovecha del trabajo de todos y se lastra los dividendos. 

Seguir leyendo
Standard
Victoria Sarchi

Piedras Blancas

Otro primero de año en “Piedras Blancas”. Con el sol demoledor del litoral que te presiona firmemente a inventarte alguna sombra. La sombrilla turquesa de mamá está plantada cerca de la orilla con todos los trastes que llevamos para jugar en la playita. Mi abuela ya anunció que está lleno de palometas, que tengamos cuidado al entrar al río. Y así estamos los tres, queriendo entrar al agua pero no al mismo tiempo.

Seguir leyendo
Standard
Invitadx

Cadáver exquisito

Por nuestrxs lectores

Escribir es peligroso porque queda para siempre y no lo podés borrar.

Nunca hubo una vez…

Se escaparon por la puerta de atrás, justo un segundo antes de que entren todos. Corrieron hasta que sus cuerpos no daban más. Recostados en el piso, mientras la respiración se calmaba, se miraron y se vieron, por primera vez. Serendipia.

Seguir leyendo
Standard